La importancia del clima en el viñedo

Las cepas, a pesar de su resistencia no crecen con éxito en cualquier lugar. Si hace un frio excesivo el fruto no llega a madurar.  Si hace mucho calor no desarrollará las notas afrutadas que se buscan en un vino. El viñedo requiere un invierno con el frío suficiente para que pueda recuperar su vigor, en la primavera.

Al igual que la temperatura, la luz del sol tiene muchisima importancia, es fundamental para el proceso de fotosintesis, que hará aumentar el contenido de azucares en la uva. Si no reciben suficiente sol, los racimos no maduraran de forma óptima.

Las cepas pueden vivir en climas con una gran sequedad, aunque necesitan agua para sobrevivir. Un cierto grado de humedad siempre es beneficioso, aunque en exceso puede provocar enfermedades.

 

Si las características climáticas de cada zona difieren, las condiciones meteorológicas nunca serán las mismas para cada vendimia. Si el tiempo es importante en la cosecha, también lo es en primavera , que es cuando se inicia la brotación y la floración. Si llueve o hace más frío del previsto las flores fecundadas serán insuficientes y la cantidad de racimos se reducirá. Nada podrá hacer el vinicultor ante las condiciones atmosféricas. Hay soluciones para ciertos problemas que no siempre se utilizan con éxito, como: aspersores que cubren de hielo protegiendo los pámpanos, estufas o maquinas productoras de viento contra las bajas temperaturas, aunque nada se podrá hacer para proteger el viñedo contra la piedra a pocas fechas de la vendimia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a comment

INSTAGRAM

FLICKR

Created with flickr badge.