Vamos a servir el vino

Aspectos a tener en cuenta:

LA TEMPERATURA:

Es uno de los temas más importantes a la hora de servir y disfrutar un vino.

La temperatura ideal variará según la época del año, pero como regla general y según el tipo de vino, son recomendables las siguientes temperaturas de servicio:

             Tipos de vinos Temperatura
  • Vinos espumosos

6 a 8º

  • Vinos blancos secos y jóvenes         

 8 a 10º

  • Vinos blancos dulces                                    

  • Vinos blancos generosos

 7 a 10º

  • Vinos blancos con crianza

 9 a 12º

  • Vinos  rosados, claretes y similares

 9 a 12º

  • Vinos tintos ligeros y jóvenes

12 a 16º

  • Vinos tintos con cuerpo

14 a 17º

  • Vinos tintos con crianza

17 a 18º

A pesar de ello, tendemos a enfriar demasiado los vinos blancos y con ello impedimos que puedan expresar sus aromas y sabor adecuadamente.  

Cómo regular rápidamente la temperatura: Si encontramos el vino tinto demasiado frio, sosteniendo la copa con ambas manos unos minutos, elevaremos la temperatura y empezaremos a notar su potencial aromático.

Trataremos de no poner los blancos, rosados y espumosos en el congelador, pero una cubitera con hielos y agua helada (se enfriará más rápidamente si añadimos agua que sólo con cubitos) nos ayudará a enfriarlo rápidamente.

cubitera plegaplastico

También puedes guardar, siempre a punto, un enfriador de botellas en el congelador y usarlo en situaciones imprevistas….

images

 EL DESCORCHE

Descorchar el vino con antelación no tiene porque beneficiar al vino si éste sigue en el mismo recipiente, antes se consideraba casi imprescindible, pero hoy en día está en desuso. 

descorchar

En qué casos puede ser necesario descorchar con antelación:

Si queremos cerciorarnos de que el vino no huele a corcho y en caso de que huela queremos tener preparado un plan B con antelación, es correcto.  

Si se trata de un reserva y creemos que puede tener problemas de partículas en suspensión o posos, pasamos directamente a la decantación.

Si  se trata de una añada antigua y al descorchar los aromas reductivos son muy apreciables y la aireación es aconsejable  pasaremos directamente a la decantación,  pero si son leves con abrir la botella momentos antes del consumo será suficiente.

Es importante descorchar la botella con cuidado para no romper con su estética:

Cortamos la cápsula por debajo del anillo del gollete de la botella y secamos con un paño limpio el borde de la botella que ha estado en contacto con la cápsula

Extraemos el corcho sin romperlo ni lacerarlo, procurando no atravesarlo completamente y seguidamente limpiamos el borde de la botella por dentro. Hay que examinar y oler el corcho, que nos indicará si la botella está en buen estado o no. El tapón no debe oler más que a vino, si notamos un toque avinagrado o a corcho, rápido: plan B (botellas de repuesto)

DECANTAR O NO EL VINO:

La decantación consiste en separar el vino limpio de los posos que hayan podido formarse en la botella. Hace unos años, cuando la tecnología para la vinificación no estaba tan adelantada como hoy, era casi indispensable,  pero hoy  en día no es tan necesario.

Cuándo decantaremos el vino:

 Cuando veamos posos o creamos que pueda contenerlos. La formación de estos  depósitos  en un vino tinto añejo es un fenómeno totalmente natural, sobre todo si el vino es tánico, pero no es tan normal si se trata de un vino joven o en un vino blanco. Si no tenemos decantador, usamos una jarra o dejamos la botella vertical unas horas para que los posos se depositen en el fondo, y al servirla tratamos de no apurar la botella, para que no caigan en la última copa.  

Para oxigenar el vino. A un reserva o vino añejo que ha estado mucho tiempo en botella en un ambiente reductivo, la aireación puede beneficiarle,  pues ayudará a que pierda olores a cerrado o asfixiado, le hará respirar y expresarse mejor, pero por otro lado, la oxigenación puede perjudicarle haciendo que pierda el bouquet ganado durante los años de guarda.

En resumen podemos guiarnos por la siguiente sugerencia:  

Solo decantar la botella que tenga posos o sedimentos y si es necesario decantar hacerlo en el último momento  antes de servir el vino, pero nunca con antelación para no someter al vino a mucha aireación.

decanter22

Algunos consejillos si tienes invitados:
El anfitrión descorchará el vino, olerá el tapón, catará el vino y decidirá si es correcto para servir a sus invitados, en definitiva,  el mismo papel que realiza el sumiller en el restaurante.

El vino puede potenciar el sabor de la comida, y la comida el sabor del vino, de manera que juntos pueden hacer una excelente pareja, o anularse mutuamente.

Si  la comida que vas a servir acompñando el vino está muy condimentada y especiada, puede anular un vino estupendo, o por el contrario un vino muy potente puede anular el sabor de la comida más delicada, por lo que habrá que equilibrarlos. Siempre puedes tener en cuenta como regla que un plato puede estropear un buen vino, pero un buen vino nunca estropeará un plato.

index

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a comment

INSTAGRAM

FLICKR

Created with flickr badge.